Marina Montes

LEO. ESCRIBO.
COMUNICACIÓN, REDES SOCIALES Y COSAS VARIAS

ESCRIBO

LIBROS

SOCIAL MEDIA & INTERNET

OTRAS COSAS


Twitter nos hace testigos de acontecimientos históricos. Su inmediatez, su rapidez y la participación de los usuarios lo hacen una plataforma perfecta para ser testigos. Pero también ayuda a generar acontecimientos. Es lo que vivimos durante la semana pasada (y sobre todo el fin de semana) con la ya famosa historia de Manuel Bartual.

Para quien no sepa de qué estamos hablando (¿en serio, en qué mundo vives?), todo comenzó el 21 de agosto, cuando el dibujante/diseñador/director Manuel Bartual comenzó a contar en su Twitter algo que le estaba pasando durante sus vacaciones. Una anécdota como miles que circulan a diario en Twitter. Pero algo ocurrió y el sábado 25 ya estaba toda la comunidad tuitera pendiente de las aventuras y desventuras de Manuel. Por si quieres leer el hilo, aquí puedes comenzar a leerlo, te aseguro que no tiene desperdicio.
Lo interesante en este caso no es tanto la historia (que insisto, nos tuvo a todos en vilo), sino lo que se ha generado al su alrededor. Ha sido un ejemplo perfecto de cómo usar hilos en Twitter y conseguir llegar a la audiencia.  Rápidamente se generó un debate en torno a lo que estaba haciendo Bartual. Si que había creado un nuevo género narrativo, que si había revolucionado la manera de contar historias, que si es o no es literatura... Vayamos por partes, porque es un debate realmente interesante.

Las Twittnovelas
Para empezar, no es el primero que lo ha hecho. De hecho él mismo tiene otra historia anterior que pasó sin pena ni gloria y que es realmente divertida. Puedes leerla aquí. Volviendo al tema, no es el primero. Las Twittnovelas ya existen desde hace tiempo con más o menos éxito. No es el primero en. Y para ser sinceros, hay que negar todo esto. Las Twitternovelas  ya existían desde hace tiempo, con más o menos éxito. No ha sido el primer autor en contar una historia con este método y hace tiempo que se estudia este fenómeno. Una muestra de ello es el artículo "Novelas en Twitter: el fenómeno de la narrativa en 140 caracteres" de Concepción Torres, que analiza bastante bien este tema en un número Espéculo: Revista de Estudios Literarios hace ya dos años.

Es literatura o no
El otro debate surge en torno a si es o no literatura. Muchas voces se alzaron durante el fenómeno criticando que tuviese tanta repercusión y acusando a la masa de no tener criterio literario. Está claro que lo que ha hecho Manuel Bartual ya se había hecho antes. No se ha inventado nada nuevo. Pero sí ha conseguido engancharnos como nunca antes había ocurrido con una cuenta en España. Alfredo Álamo analiza muy bien este fenómeno en Lecturalia. "No ha inventado la tuitliteratura. Pero da igual".

Adaptándose al medio
La historia de Manuel, los clones y el bollo ha sido una suerte de serendipia. Quizás ni siquiera el mismo autor se esperase el éxito que ha tenido, y es normal. En primer lugar, la historia está bien hilada. Puede gustarte más o menos, pero no podemos negar que ha sabido aprovechar las limitaciones (y ventajas, según se mire) de la red social y ha adaptado a la perfección la narración a 140 caracteres. El ritmo ha ayudado a atrapar al lector desde el primer momento y el uso del cliffhanger perfecto en el momendo adecuado ha conseguido su cometido. No ha inventado la tuitliteratura, como decía antes, hay quien no lo califica ni siquiera de literatura al ser en Twitter. Pero al fin y al cabo, ¿no se han adaptado los mensajes a los medios a lo largo de la historia? No es la primera, no será la última, pero tal vez estemos asistiendo a la consolidación de un nuevo género.

Usuario, comunidad, ser social 
Otro elemento fundamental ha sido el boca a boca ha sido realmente efectivo, creo que no había un sólo TL en España en el que no hubiese alguien comentando la historia. Ha sido la historia de la Nocilla y Ricky Martin 3.0. Incluso aunque no estuvieses dentro del círculo cercano, te llegaba por alguna manera. A mí me pilló de vacaciones en Escocia, más pendiente del paisaje y las excursiones que de Twitter. Sin embargo me bastaron un par de vistazos al móvil para saber que "algo estaba pasando". De ahí a estar durante el viaje de vuelta pendiente del desenlace fue todo uno.

No cabe duda de que gran parte del éxito de esta breve historia ha sido la participación de los usuarios. Ya lo decía Aristóteles: "el hombre es un ser social por naturaleza". Y se ha comprobado. El sentimiento de pertenencia a un grupo, la participación en "algo" y el poder ser testigo y a la vez actor de este momento han ayudado a que todo se magnifique más. Ya no sólo eran las interacciones de los usuarios que iban comentando la jugada en directo. El fenómeno de la historia de Bartual ha dado lugar a una especie de cine-forum dónde todos íbamos comentando la película en directo emocionándonos con las reacciones de los demás. ¿Alguna vez habéis visto un partido de fútbol en un estadio? Aunque no seas un forofo apasionado, el ambiente se contagia. Con las vacaciones de Manuel ha pasado igual. La cantidad de debates a favor, en contra, con teorías conspiranoicas e incluso argumentos bien fundados analizándola desde distintas perspectivas ha sido realmente increíble.
El fenómeno fandom 
Y por supuesto, esa interacción no se entiende sin el fenómeno fandom que ha rodeado a esta obra. Los propios lectores usuarios se han vuelto, a la vez, co-creadores de la historia. Sin ellos había pasado sin pena ni gloria (como la del alce del mismo Bartual o tantas miles que hay por la red). Gracias a la inmediatez de las redes y el alcance de todos hacia una plataforma de publicación el fenómeno fandom ha evolucionado mucho y se vuelve mucho más presente. Ya pasó con El Ministerio del Tiempo justo al acabar la emisión del primer capítulo. Pero en este caso se ha ido más allá y ha llegado incluso a adelantar a la propia historia. Desde el primer momento surgieron cuentas clon de los otros "Manueles" e incluso cuentas satélite que ampliaban la historia desde otra perspectiva: la recepcionista del hotel, el Bollo, el señor alto... Todo ello en un lapso de tiempo increíble. Y no sólo cuentas en Twitter: se han visto trailers, carteles de la supuesta película basada en la historia, anuncios de la serie en Netflix e incluso un videojuego en 8bits. Todo eso, en menos de una semana.



Polémica cero
Un detalle que muchos han pasado por alto y que me gustaría destacar es la ausencia de polémicas y/o malos rollos por parte del autor del hilo. Entre los usuarios ha sido otra cosa: hay quien ha aprovechado para pontificar desde su atalaya, quien ha criticado por criticar e incluso quien ha intentado subirse al carro cual niño reclamando atención. Pero, muy al contrario de lo que ocurre con otros fenómenos virales, en este caso se ha llevado desde el máximo respeto y con 0 mensajes tóxicos. Todo un desafío y un logro en estos tiempos. Sí, niños, uno se puede "pasar" Twitter sin insultar y sin buscar la polémica. Intentadlo, no es tan difícil. ¿Por qué quiero destacar esto? Porque se demuestra, una vez más, que no son las redes las armas "peligrosas" o los instrumentos "divertidos", sino que son los propios usuarios los que le dan vida y, con su uso, los enfocan hacia una finalidad u otra. Moraleja: somos nosotros los que podemos convertirlo en algo bueno o en algo malo. Intentemos que sea algo interesante.

¿Y ahora qué?
Después de este fenómeno, lo más lógico es que aparezcan los imitadores. De hecho ya hay varios intentos. Y aquí quiero hacer una petición a las editoriales: poned mil ojos en Twitter. Hay verdaderos filones que pasan desapercibidos y que pueden esconder grandes narradores de historias. En estos días veremos miles. Los habrá buenos. Los habrá malos. Sólo es cuestión de encontrarlos. El final del hilo llegó y se perderá en el tiempo como lágrimas en la lluvia y dentro de unas semanas, un día, unos meses, tendremos otro fenómeno en Twitter que se convertirá en lo más comentado. Es así, vivimos en una sociedad que fagocita rápidamente la información, la encumbra y la deshecha sin pestañear. Sólo nos queda esperar. Pero tranquilos: todo está bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

| Designed by Colorlib | Adapted by Marina Montes