Cuando estás creando tu marca personal en internet tienes que tener en cuenta muchos factores que influyen. Uno de ellos es tu huella digital. Y para crearla a tu gusto, nada mejor que crear un blog donde expongas tu contenido a la red y te muestres tal y como eres -o mejor dicho, tal y como quieres que los demás te vean-. Pero también tienes que conseguir que los usuarios te lean. Decirlo es muy fácil: buen contenido, buena difusión en las redes sociales y un poco -mucho- de SEO. Pero los resultados pueden tardar en llegar. 

Así que para mostrarte a los demás puedes recurrir a algunas prácticas que, además de darte prestigio, pueden abrirte muchas puertas. Como por ejemplo, escribir como autor invitado en un blog. Aunque aquí en España tal vez falte un poco de culturilla sobre el "Guest Blogging", como han bautizado los gurús a esta técnica, cada vez son más los blogs y plataformas que te permiten escribir como autor invitado. ¿Pero en qué consiste exactamente?

Mediante esta técnica tú, como bloguero, escribes una web de otra persona. A cambio obtienes un enlace directo hacia tu web que repercutirá favorablemente en las visitas a tu blog y las estadísticas: si la página en la que escribes como autor invitado tiene un buen Page Rank hará que Google le pegue un empujoncito hacia arriba a tu blog -aunque tampoco te esperes gran cosa- y además, conseguirás muchas visitas procedentes de esa página. O lo que es lo mismo, lectores que antes no sabían como llegar a tu blog y que ahora han encontrado el camino. Y si tienes algo bueno que ofrecerle, puede que se queden.

¿Le interesará a Rick Castle escribir para ChicadosPuntoCero?

 ¿Y que obtiene el dueño del blog en el que participas como invitado? Pues es lo más obvio: contenido de calidad. Y también notoriedad, porque los lectores lo ven como un blog de confianza en el que otros blogueros quieren colaborar.

Por lo general es que los blogs ofrezcan un espacio a los visitantes y les dejen abierta la posibilidad de ser autores invitados. Son los blogueros los que acuden a la web para proponerles un tema o enviarles el texto directamente. Aunque en otras ocasiones, son los responsables de las páginas los que se dedican a contactar con los autores que más interesantes les resultan para proponerles que escriban una entrada en su página web. Ambas opciones acaban en lo mismo, aunque tienes que pactar antes las condiones para no llevarte sorpresas.

Lo más común es que sea una colaboración gratuita donde ambos obtienen los beneficios que acabo de explicar. Pero hay que dejar bien claro los requisitos. Muchos autores envían textos llenos de enlaces hacia su web intentando colar palabras clave y posicionar alguno de sus productos. Y eso, al final, acaba siendo un discurso sin calidad que no interesa al blog que hospeda esos textos. Otras veces el blog que acoge los textos "olvida" poner el enlace hacia la página del autor invitado, así que, ¿de qué nos sirve?

Pero ojo. Una cosa es ser un autor invitado en un blog, escribiendo una entrada. Dos, si te entusiasma la idea. Escribes lo que tú quieras -siempre dentro de la temática del blog que te invita- y tú eliges el estilo, la extensión y el tema. Tú eres el que manda en tu artículo. Y otra cosa muy distinta es ser un autor regular del blog. En ese caso no eres un autor invitado. Eres un autor en plantilla y deberías cobrar por tu trabajo. Los blogueros comemos y pagamos facturas, así que tienes que saber diferenciar muy bien las ofertas de tongo "trabajo" camufladas en esta técnica y evitarlas. Porque si consentimos, al final estamos devaluando el trabajo.

Y dicho esto, un ofrecimiento: si quieres colaborar como autor invitado en ChicadosPuntoCero, ¡no te lo pienses!