Marina Montes

BLOG PERSONAL: LITERATURA, REDES SOCIALES Y OTRAS COSAS

ESCRIBO

LIBROS

SOCIAL MEDIA & INTERNET

OTRAS COSAS


Últimamente llevo un tiempo dándole vueltas a varias ideas que tengo en la cabeza. Algunas llevan años acompañándome y cada cierto tiempo saco el borrador, lo miro, lo pongo todo patas arriba y vuelvo a guardarlo en el cajón. Hasta que vuelve a salir por alguna parte, vuelvo a deconstruirlo y vuelve al cajón.

Desde hace unos meses tengo el firme propósito de volver a escribir. Pero me encuentro una y otra vez con varios enemigos en el camino: el bloqueo del escritor es el más habitual, pero en los últimos tiempos viene acompañado del síndrome del impostor. Así que entre uno y otro, me tienen bastante ocupada pensando argumentos para agarrar el teclado y comenzar a aporrear teclas. Y al final, nada.

Hay veces en las que me pongo a escribir de un tirón y se me olvida todo lo que ocurre alrededor. Supongo que es eso que muchos llaman inspiración. Pero en otras muchas, necesito de algún aliciente, compartir esos momentos con otras personas que tengan los mismos objetivos. Un taller de narrativa estaría bien, pero ay, quién lo compagina con unos horarios de trabajo draconianos. Un grupo de lectura, un blog colectivo... son proyectos que tengo en mente pero que nunca consigo arrancar. Hasta que el Camp NanoWrimo se cruzó en mi camino.

Es una especie de campamento virtual donde se reúnen escritores de todo el mundo para poner en pie sus historias. Llamarme escritora me parece algo soberbio en estos momentos, pero llamémoslo X por simplificar las cosas. El tema es que este año, por fin he podido coger a tiempo, con ganas, con ideas - y parece que con inspiración - una edición de este campamento. La ventaja con respecto al NanoWrimo - al que también me he apuntado alguna vez y he dejado por falta de organización y tiempo - es que no hay que acabar una novela ni llegar a las 50.000 palabras. El objetivo lo pones tú. Puede ser más ambicioso o menos, pero es una forma de arrancar y coger ritmo para noviembre cuando llega el auténtico reto de escribir tu novela en un mes.

Así que durante el mes de abril me dedicaré a intentar dar forma a algunos relatos que me quedaban pendientes y que de tanto construirlos y deconstruirlos creo que se han quedado en nada. Confío en salvar algunos trozos. He tenido la suerte de encontrar una magnífica cabaña llena de gente agradable, llena de ilusión y, sobre todo, buen ambiente. 

Sólo me queda escribir, escribir y escribir. Soy consciente de que de esta edición no va a salir nada decente. Pero confío en que esta experiencia colectiva me ayude a coger otra vez confianza en la escritura y desterrar esos malos hábitos que me hicieron dejarla a un lado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

| Designed by Colorlib | Adapted by Marina Montes