Mal planificado

 26/1/17  | 

“Infarto fulminante”, afirmó vehemente el médico que sólo pudo certificar la muerte del escritor. Nadie reparó en la mancha negra que goteaba desde el tintero ni leyó el papel arrugado que había en el suelo. El inspector de policía más joven creyó advertir un leve movimiento en la papelera pero pensó que eran alucinaciones. El homicida había saltado de hoja en hoja, asesinando a todos los personajes que encontraba a su paso. Era el crimen perfecto.

¿Por qué lloran los cocodrilos?

Los cocodrilos son animales solitarios que lloran cuando devoran a sus presas. Los expertos dicen que es por un mecanismo de sus mandíbulas que hacen que los lacrimales dejen escapar las lágrimas, por eso parece que lloran. Pero la realidad es bien distinta. Los cocodrilos lloran desde que desapareció el último cocoposo, porque saben que ya nunca podrán volver a volar.
Hace mucho, mucho tiempo, un cocodrilo deseaba volar, y buscó a un espíritu del bosque para hacerle una petición. “Oh, todo poderoso espíritu” – decía el cocodrilo – “¿por qué las mariposas después de pasar una vida como gusanos, tienen el don de volar y poder ver el mundo desde las alturas y nosotros, los cocodrilos, no?”. El ente del bosque le respondió con una lacónica respuesta: “Porque tiene que ser así”.

La fiesta de las letras

 5/1/17  | 

Cuando los libros se cierran las historias se mezclan. Las letras se caen de sus renglones y se van de paseo. Las oes montan fiestas e invitan a las demás vocales menos a las íes, que son demasiado estiradas y siempre terminan por chafarlo todo. Las erres se montan en moto y se dedican a dar vueltas, mientras las las haches se quedan en un rincón, tímidas incapaces de articular sonidos.